La playa, el mar y la basura

La playa, el mar y la basura

En diciembre del 2019 tuve la oportunidad de hacer un recorrido por la costa caribe de Colombia y empezamos nuestro viaje en el Parque Nacional Tayrona.

El camino desde la entrada de Calabazo (una de las entradas al parque) hasta la primera playa está intacto, se respira naturaleza, belleza y tranquilidad. Solo veíamos pasar a los nativos Kogui y no encontramos ningún residuo plástico.

 

Contrario a cuando llegamos a la segunda y tercera playa Neguanje - Playa Cristal empezamos a encontrar pedazos de icopor, latas y empaques plásticos en pequeñas cantidades. Una vez nos adentramos un poco mas en las playas mas turísticas que son Cabo San Juan, Arrecifes y Cañaveral, la basura se podía ver por todas partes. Encontramos vasos, platos, cubiertos, empaques plásticos, empaques de icopor, entre otros.

Fragmentos de icopor en las playas 

Llevar estos alimentos y bebidas empacados supone una gran dificultad ya que no hay vías y la opción mas viable es entrarlos por el mar. Pero, ¿qué pasa con la basura que diariamente dejan los turistas en la playa? ¿los vendedores se hacen responsables de sacar de la playa la basura que produce su negocio?. No, toda la basura se queda allá hasta que es procesada y se lleva a Taganga.

 

Julio Pérez administrador general, agregó que, “en Cabo San Juan se cuenta con una planta compactadora que permite disminuir espacios y reducir volúmenes, la cual se encuentra en el centro de acopio de residuos sólidos como latas . Los desechos los transportamos por vía marítima hacia Taganga”. ¿Y qué pasa con los residuos que no son reciclables como los empaques de papitas, galletas, etc?. Estos residuos probablemente sigan haciendo parte del paisaje por muchos años mas.

 

Posteriormente continuamos nuestro recorrido hacia Palomino y el Rodadero en Santa Marta. Este último no era diferente de Cabo San Juan, la basura opacaba el bello paisaje. En la entrada de esta playa se encuentran unos contenedores de basura de aproximadamente 2000 litros de capacidad y no es una sorpresa que estuvieran hasta el tope de plástico.

 

Estuvimos conociendo Santa Marta y los únicos espacios que se veían libres de plásticos en las horas de la mañana eran los lugares turísticos como el centro, las playas mas concurridas. El resto de la ciudad estaba llena de plástico, en su mayoría bolsas y empaques plásticos. Esto sucede ya que el viento arrastra la basura y entre mas liviana mas lejos viajará.

 

Como es el caso de la isla de basura que se encuentra en el océano pacífico, la cual tiene un tamaño aproximado de 3 veces el territorio de Francia. La basura ha llegado a formar una isla debido a las grandes cantidades de residuos que se depositan en ríos y mares, también la que viaja con el viento y posteriormente los remolinos de agua atrapan estos residuos y tenemos como resultado una gran acumulación de basura.

 

Después de Santa Marta bajamos hacia Cartagena, pasamos por Cienaga y Tasajera departamento de Magdalena y desafortunadamente los lados de la carretera, la entrada a las casas y un pedazo de las ciénagas estaban llenas de plástico. Si bien muchos de esos residuos los han producido los habitantes creo que también muchos han llegado hasta ahí por diferentes medios.

 

Ya en Cartagena el panorama no era mas alentador puesto que la bella ciudad que yo recordaba estaba llena de plástico por doquier. Cerca de los mercados locales, en las avenidas principales, afuera de los centros comerciales, no era mas que calles tapizadas de plástico. Una vez mas solo estaban limpias las zonas que les interesaba mantener bien para los turistas como el barrio Getsemaní, Bocagrande, la ciudad amurallada, etc. Y peor aún en Playa Blanca, un lugar paradisiaco opacado por el plástico desechable.

 

 

Uno de los grandes problemas es que estos plásticos sólidos no se degradan naturalmente, por el contrario se descomponen en microplásticos afectando los ecosistemas marinos y provocando inclusive la muerte a las especies que ahí habitan. Hablaremos ampliamente de este tema en un próximo post.

 

En conclusión creo que podemos hacer gran parte del cambio al ser turistas conscientes y responsables con el medio ambiente. Podemos cargar fácilmente una botella reutilizable para el agua, una bolsa de algodón para las compras, un vaso reutilizable para el café o té y unos cubiertos de bambú. También podemos llevar snacks como frutas, frutos secos a granel, etc. Puedes empezar un paso a la vez y poco a poco reunir tus reutilizables de base. #zerowaste #basuracero

 

Siempre que viajo aproximadamente el 20% de mi equipaje son todo tipo de utensilios que me permiten evitar el plástico de un solo uso a toda costa. No es una carga para mi, al contrario me siento feliz que una parte de mi maleta esté haciendo algo positivo por el medio ambiente. Cada vez que me acerco a un establecimiento y pido bebidas en mi vaso o botella, cuando puedo usar mis cubiertos de bambú o cuando uso mi bolsa para cargar las compras, estoy segura que a algunas personas les quedará una semilla y empezarán a hacer cambios positivos.

 

http://www.elinformador.com.co/index.php/el-magdalena/83-departamento/148680-retiran-33-toneladas-de-basura-en-parque-tayrona-durante-jornada-ambiental

https://www.ecoembes.com/es/planeta-recicla/blog/5-datos-imprescindibles-sobre-el-abandono-de-basura-en-la-naturaleza

https://www.bbc.com/mundo/noticias-43515386


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados